1/22/2013

los delfines

 
 
 
 
 
 
 
En Evaston, a una joven pareja que estaba sentada en el sofá cogida de la mano, Pronek les dijo que se llamaba Mirza y era de Bosnia. En la Grange, a una estudiante con las palabras DE PAW UNIVERSITY estampadas sobre la pechera de la camiseta, le dijo que se llamaba Serguei Katastrofenko y era de Ucrania. En Oak Park, a un hombre de pelo estropajoso que le caía sobre los homobros, y la parte superior del cráneo brillante de sudor, le dijo que se llamaba Jukka Smrdiprdiuskas y era de Estonia. En Homewood, a una pareja de ancianos de Rumanía, que no hablaban inglés y se sentaban con las manos tímidamente apoyadas en las rodillas, les dijo que era John, de Liverpool. Para un abogado trabajador de la construcción de Forest Park, que le abrió la puerta colérico y le preguntó: "¿Quién coño eres?", no fue Naide. A un sacerdote católico de Blue Island, que tenía un eczema y un novio guapo y de ojos azules, le dijo que era Phillip, de Luxemburgo. A un grupo de moteros cristianos y barrigudos que estaban haciendo una barbacoa en un aparcamiento de Walgreen, en Elk Grove Village, les dijo que era Joseph, de Snitzlland (la patria del snitzl). Para una mujer de Hyde Park que le abrió la puerta con una maravillosa sonrisa, que enseguida se metamorfoseó en rictus de suspicacia mientras le decía: "Creía que era usted otra persona", fue Otra Persona.
 
 
 
 

No hay comentarios: